38 entrenamientos de carrera, 581 kilómetros  en las piernas, 26 entrenamientos de fuerza, muchos zooms, charlas motivacionales, infinidad de mensajes de whatsapp, vídeos, mensajes de apoyo entre todos nosotros, consejos nutricionales, un libro leído de una fantástica doctora, multitud de cuidados personales, mimos y apoyos del equipo de Mapfre, después de todo ello en 13 semanas muy intensas en lo emocional y cargadas de entrenamientos, cansancios y nervios en lo deportivo…. llego el dia. 

Después de todo este camino llega el dia de la maratón de kmdeconfianzaMapfre, el dia final, el dia de cruzar la meta. No se lo que ocurrirá mañana pero lo que sí tengo seguro es que ya hemos ganado y mucho, porque  haríamos mal  si pensamos que la meta lo es todo porque no es verdad. El camino suele ser mucho más importante para los que caminamos por el suelo. Al fin y al cabo, es donde pasamos la mayor parte de la vida. El camino que nos lleva hasta mañana ha sido sin duda un sueño hecho realidad, he conocido un grupo heterogéneo en sus características pero muy homogéneo en sus sueños, sus miedos, sus nervios y sus inquietudes. Que se ha arropado en las adversidades (que las ha habido) y que se ha reído en los buenos momentos (como la vida misma), que nos ha enseñado que los mejores pueden ponerse al servicio del equipo y que los que partían más atrás (deportivamente) han hecho un ejercicio de dedicación a un sueño que me ha dejado con la boca abierta y que me han enseñado un gran camino, la fuerza de un grupo es inmensa.

MI MEJOR MOMENTO, LOS MÍOS SIEMPRE CONMIGO

Un camino que nos ha enseñado que detrás de un grupo de entrenadores puede convivir el rigor y la profesionalidad con la humanidad y el cariño, que esta mezcla suele dar resultados inmejorables. Aquellos que consiguen llegar a los suyos equilibrando ambas cuestiones, son los mejores, los más inteligentes y los que perdurarán más en la memoria emocional y deportiva de nosotros y tanto Pablo como German han obtenido oro Olímpico. Gracias misters. 

En los arcenes de la autopista en la que nos subimos un EQUIPAZO, de profesionales (y personas) de una pedazo de EMPRESA MAPFRE (la mejor) que ha estado pendiente en cada momento para que los vehículos en los que íbamos haciendo el camino, no les faltara de nada. Otro grandísimo ejercicio de humanidad y profesionalidad al mismo tiempo, dedicando cariño y horas de su tiempo y sus familias a nuestro bienestar. PERSONAS QUE CUIDAN DE PERSONAS, ni en el mejor de sus sueños, planificaciones o estimaciones de este reto pudimos pensar que el resultado iba a llegar a matrícula de honor. Muchísimas gracias y vaya orgullo el mío pertenecer a esta familia.

13 semanas después mañana será el ultimo dia, sensaciones encontradas, correr un maratón con la responsabilidad de no defraudar a quienes han invertido tanto cariño, horas y esfuerzo en nosotros, con la ilusión del primero y con los nervios de un alevín ante su primer partido.

Mañana termina esta aventura de la que salgo siendo mejor deportista pero, sobre todo, mucho mejor persona, donde he vuelto a escuchar y aprender de los que saben, donde he conocido y disfrutado a gente que se han sumado al camino de mi vida estando seguro que no se saldrán nunca y donde he vuelto a disfrutar del aliento, comprensión, apoyo y cariño de los míos. 

Gracias por todo y a todos y ya sabéis que PARA SUFRIR ESTA LA VIDA.

#SONRI3

#RENDIRSENOESUNAOPCION